Pages - Menu

miércoles, 20 de septiembre de 2017

38 (La felicidad)

Tengo una sensación de falsa felicidad que creo viene de la tristeza de mi madre.
Si ella está triste, yo debo estar feliz.
Por otra parte, dudo de todo, soy un poco socrática sin la parte machista de la época, por lo tanto me hace dudar hasta de la sensación de que es una falsa felicidad, y creo pensar que sí, que estoy bien, que mis pensamientos suicidas y todo lo negativo que me rodeaba ha desaparecido del día a la mañana.
Tengo dos hipótesis (la diferencia entre hipótesis y teoría es que la primera no la hemos podido demostrar), una para mi sensación de felicidad y otra para mi afirmación de mi felicidad.
La primera es que mi felicidad es falsa porque se ha terminado el verano, el cual a mí a diferencia de a vosotrxs me entristece mucho, y por fin he vuelto a la rutina de la universidad,es decir, el estudiar mantiene mi mente ocupada en otros pensamientos.
La otra es que el accidente me trajo a la realidad de golpe.
De golpe literalmente.
Que he vuelto al mundo de los vivos y he abandonado mi posición egoísta, además de que me he dado cuenta de la tristeza que provocaría en mis seres queridos, algo que no deseo.
Por último siento que analizo demasiado el sentimiento de felicidad y el por qué pero la tristeza simplemente la acepto como una parte más de mí.
La trsiteza es tan pura.
Otro día hablaré de ello.

lunes, 4 de septiembre de 2017

37 (Pienso, luego existo 2.0)

Una de las escasas noches en las que he salido a cenar con una amiga, volviendo en transporte público a mi humilde morada, andando el corto trayecto desde la parada de autobús hasta mi portal, bajo la noche vacía, falta de luz, de estrellas, pensé:
"Pienso, luego existo."
Esa afirmación me describe tanto como mi nombre.
Le comencé a dar vueltas por mi anterior entrada en este blog y por una conversación llena de banalidades que presencié aquella noche, antes de conseguir huir de esas personas sosas y sin criterio.
Tampoco las conozco, quizás si me paro a analizar su cultura y sus deseos y pensamientos me doy cuenta de que son personas maravillosas que merece la pena conocer.
Lo dudo mucho.
Idiotas. Así es como les definiría.
Con esto no quiero decir que yo soy mejor que ellos.
Con esto quiero decir que yo no soy idiota.
Y ellos sí.
No se lo tomen a insulto.
Me he dado cuenta de algo más que quería compartir, apreciáis muy poco el escuchar, y es lo más importante en el aprendizaje. Consideráis el silencio una carga cuando en realidad la carga es las conversaciones banales que intentáis mantener con tal de perder el tiempo.
Me ponéis de los nervios.
Callad.
Escuchad.
Y dejaréis de ser idiotas.
Idiotas.