lunes, 25 de abril de 2016

11. (Me vais a tomar por loca)

He vuelto a rezar con frecuencia, anoche me dolía el corazón, estaba muy inquieta y sentía como si mis órganos estuviesen encerrados en una bolsa sin aire, así que recé, me tumbé y lloré pidiéndole perdón a Flash y Ragnar (dos gatitos recién nacidos) por no haberles cuidado este verano como se debía, murieron los dos. Lloré recordando a mi perra, Linda, a la cual mató un perro callejero, porque la echo mucho de menos, crecí con ella y no estuve ahí cuando murió.
Me dormí llorando y me desperté con el corazón tranquilo, así que por la mañana también recé, y durante el día me sentí mejor.
Rezar siempre me ha hecho encontrarme mejor.
Muchos no van a entender esto porque ven a los creyentes como partícipes de alguna religión, pues bueno, para que lo entendáis, yo pertenezco a mi propia religión, a la religión en la que tengo fe en mí misma y en que puedo conseguir muchas cosas en esta vida, cuando rezo me dirijo a mí misma, me doy fuerzas, y después lloro.
Crecí en una familia religiosa, en un país religioso y machista a más no poder, y aún así revindico los derechos de la mujer y no pertenezco a ninguna religión oficial actual.
Es más simple de entender de lo que parece.
Estoy intentando eliminar todo el odio que puedo tener dentro, no está bien odiar, insultar, envidiar, solo te haces daño a ti misma, y a los demás. Compartamos la felicidad, aprendamos los unos de los otros, respetémonos y querámonos los unos a los otros.
Hay muchas más cosas que quiero compartir, pero no hoy, no esta noche, tengo que terminar de estudiar historia que tengo mañana examen, y sobre lo que quiero hablar es demasiado largo.
Buenas noches.
No perdáis el tiempo odiando y peleando.
No tiene sentido.
Share: