Pages - Menu

domingo, 3 de abril de 2016

7. (Egoísmo)

Hoy está siendo el día más productivo de todo el curso, llevo estudiando desde las 12 (más o menos) y todavía no se me han quitado las ganas de estudiar y tampoco me siento cansada.
Le he gritado a mi madre, ha sido una confusión de gritos y he amenazado con tirarle una botella si no se iba de la habitación, los ojos se le salieron de las cuencas y se acercó furiosa a mi. Lo demás no se puede contar por la sensibilidad del público (mentira, me tiró de la oreja y me dijo que como me atrevía, nada más, pero se fue enfadada y dolida), después, claro está, ella me obligó a contárselo a mi padre. Creo que es la primera vez que me peleo con alguno de mis padres y no acabo llorando de rabia, siquiera me he sentido enfadada, simplemente le grité para que se fuera.
Que duro es ser adolescente, y más duro aún ser padre de un adolescente, ellos también pasaron por la misma etapa, pero hay que tener en cuenta que en una época histórica diferente a la nuestra, y que mis padres no tuvieron la misma libertad de la que yo gozo hoy en día.
En resumen, que asco de quejicas que somos, decimos que nuestros padres no nos entienden cuando en realidad somos nosotros, los adolescentes, los que no nos ponemos en su lugar, los que no vemos todas las responsabilidades y el estrés que traen a cuestas y los que solo nos interesamos en nosotros mismos. Porque hay que aceptarlo, la mayoría de nosotros (no digo todos por no ofender a nadie que se sienta excluido de esta definición de adolescente) somos unos egoístas.
Soy una egoísta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario