jueves, 23 de junio de 2016

18. ("La esperanza es lo último que se pierde").

Las esperas son horribles, se te hacen eternas y piensas "no debería estar esperando, no tiene sentido" pero aún así lo sigues haciendo, como cuando un ser querido está en coma atado a una máquina, de la cual depende su vida, y van pasando los años, pensando cada día de tu vida que deberías ahorrar todo ese dolor y desenchufar la máquina, pero no lo haces, sigues esperando a que el milagro llegue, a que abra los ojos, te mire y te diga "¿Dónde estoy?", como en las películas.
ACLARACIÓN: la vida no es como en las películas, por mucho que muchas de ellas estén basadas en hechos reales.
El purgatorio es donde esperas a entrar al infierno o al cielo, yo estoy en el purgatorio, y tengo más boletos para la entrada al infierno.
No confío en él, ni en mí, y sé que lo que sucederá seguramente no sea lo que yo quiero que pase, porque tengo muy mala suerte y porque no creo merecer que por una vez en mi vida me salgan bien las cosas con alguien.
Dios, tengo que dejar de pensar en él.
Voy a dejar de esperar.
Mentira.
Voy a seguir esperando.
Quizás algún día despierte.

P.D: sigo escribiendo en el diario, a parte he tenido mi primera cita con una psicóloga, y me he sentido muy bien, me ha dado unos deberes a hacer que confieso no me los he tomado muy en serio, hoy me pondré con ellos, que el 29 vuelvo a ir. Me siento mejor, estoy más feliz, aunque la tensión entre mi madre y yo es creciente.
Share: