Pages - Menu

miércoles, 26 de abril de 2017

32 (Sus ojos azules)

Siempre que voy a recoger a mi hermano al colegio (4 de 5 días) me cruzo con el que es mi amor platónico desde tercero de la ESO. Él seguramente siquiera me recuerde, que sería lo más lógico, confieso. Pero yo no puedo olvidarle desde que un día, volviendo en el autobús repleto de adolescentes, algunos recién salidos de educación física, me salvó la vida.
Déjenme explicarme mejor.
Entrar un poco más en detalle.
Espero me lo permitan.
En el autobús hay dos niveles, y antes de subir a los asientos que están más altos, hay un lugar para carros y sillas de ruedas. Como se imaginarán, no había carro o silla de ruedas que allí cupiese, en su lugar estaba sentado mi amor platónico, con sus ojos azules pendientes de que nadie le pisase.
Aquí es donde yo entro en juego, el autobús frenó sin previo aviso y él me agarró como en las películas. Me asusté un poco y giré la cabeza para agradecerle de todo corazón que me hubiese salvado.
Y fue entonces.
Me sonrió a modo de respuesta.
Y tenía un sonrisa preciosa.
Me gustaría decir que la historia continúa, que nos empezamos a saludar, tiempo después a hablar y por último a intimar más. Pero he arruinado el cuento desde el principio, es mi amor platónico, en presente, y lo seguirá siendo en futuro. 
Pensándolo mejor, prefiero que no sea otra cosa.
Quizás no es ni la mitad de lo que he imaginado durante todos estos años que es.
Y es maravilloso vivir de una historia así.
Es maravilloso.